¿Por QUÉ está LENTO el TOUCH de mi CELULAR?

Si alguna vez has abierto una aplicación móvil y has esperado a que se cargue, o has tenido problemas para deslizarte por la pantalla o escribir en el teclado, entonces sabes lo que es tener un móvil lento.

Aunque a veces esto se debe simplemente a una mala conexión a Internet o a un hardware antiguo, la mayoría de las veces se debe a algo más.

En este artículo exploraremos por qué algunos teléfonos son más lentos que otros y cómo hacer que el tuyo vuelva a ser más rápido.

La «lentitud» de un móvil suele estar limitada por su procesador

El procesador de un teléfono, o CPU (Unidad Central de Procesamiento), es la parte del dispositivo que realmente procesa toda la información. El procesador puede considerarse como el cerebro de un ordenador: interpreta y ejecuta las instrucciones del software, asegurándose de que todo funcione correctamente.

La velocidad a la que funciona un procesador se mide en gigahercios (GHz). Un procesador de 1 GHz procesará los datos más rápido que uno de 500 MHz. Cuanto más alto sea el número, mejor.

El procesador también es responsable de la cantidad de aplicaciones que pueden ejecutarse a la vez y de su fluidez. Un procesador más rápido podrá ejecutar más aplicaciones sin que se ralenticen o se bloqueen.

Las aplicaciones que tienes en marcha ocupan recursos de tu móvil que pueden ralentizarlo

Si bien es cierto que cuantas más aplicaciones tengas en ejecución, más lento será tu móvil. Pero hay formas de gestionar las aplicaciones de tu teléfono para que no afecten tanto al rendimiento.

En primer lugar, intenta cerrar todas las aplicaciones que no necesites y que uses con frecuencia. Esto puede incluir juegos, servicios de streaming como Netflix y Spotify, etc. Aunque no estén en uso en este momento por estar cerradas, estas apps siguen ocupando recursos en tu teléfono que podrían ser utilizados en otra parte.

El siguiente paso es eliminar por completo las aplicaciones que no se utilicen (o que se utilicen poco) de tu teléfono móvil. Una vez más, esto ayuda a liberar algo de memoria del sistema y potencia de procesamiento adicionales para que haya más recursos disponibles para lo que más importa: ¡usar realmente tu dispositivo!

Por último: ¡instala sólo las aplicaciones que realmente necesites/quieras en él! Puede sonar obvio, pero tener un montón de programas extraños hará que el rendimiento disminuya rápidamente con el tiempo, ya que cada uno hace un seguimiento de las diferentes cosas que suceden dentro de sí mismo, así como de cualquier otro software conectado a través de una API (interfaz de programación de aplicaciones).

Estas APIs también hacen un seguimiento de los datos asociados a ellas fuera del sitio; así que si algo va mal con la API de un proveedor de servicios, entonces todos los que los usan tienen problemas para acceder a cualquier funcionalidad que dependa de ella – ¡porque ahora todos dependen de la tasa de éxito de los demás!»

La memoria (RAM) puede hacer que tu móvil sea lento

Cuando utilizas tu teléfono, hay muchos procesos diferentes que se desarrollan en segundo plano. La mayoría de esos procesos necesitan algún tipo de espacio para almacenar información temporalmente: es lo que llamamos RAM (abreviatura de Random Access Memory). Es como un espacio en tu ordenador en el que puedes guardar archivos mientras trabajas en ellos y luego cerrarlos cuando ya no necesitan estar abiertos.

Resulta que tener demasiada memoria RAM tampoco es bueno para tu teléfono: gasta energía, genera más calor y ralentiza la velocidad a la que tu teléfono realiza tareas habituales como abrir aplicaciones o desplazarse por las listas.

Si quieres obtener el mejor rendimiento de tu dispositivo, intenta liberar algo de memoria extra cerrando las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano con una herramienta de eliminación de aplicaciones.

Si tu móvil es antiguo lo más probable es que sea más lento.

Si tu móvil es antiguo, lo más probable es que sea más lento. Los móviles más antiguos tienen menos capacidad de procesamiento y menos memoria, lo que significa que no pueden realizar tantas tareas a la vez ni almacenar tantos archivos.

Como resultado, es posible que experimente un rendimiento más lento al utilizar su teléfono. Si está buscando un nuevo teléfono móvil y tiene un modelo antiguo, asegúrese de tener en cuenta los modelos más nuevos que están disponibles.

Si un móvil es viejo o tiene demasiadas aplicaciones abiertas, puede ir más lento

Si un móvil es viejo o tiene demasiadas aplicaciones abiertas, puede ser más lento. La «lentitud» de un móvil suele estar limitada por su procesador. Cuando una aplicación se ejecuta en un procesador, utiliza los recursos que tiene disponibles en ese momento. Si estos recursos son utilizados por una o dos aplicaciones y no hay recursos libres para otras aplicaciones, entonces puede experimentar lentitud en su dispositivo móvil.

La causa más común de la lentitud de los teléfonos móviles es la RAM (memoria de acceso aleatorio). Este tipo de memoria almacena los datos temporalmente mientras la CPU procesa las instrucciones de los programas de software que se ejecutan en el dispositivo.

La memoria RAM debe refrescarse constantemente cuando entran nuevos datos para no perder la información almacenada en sus circuitos; este proceso requiere más energía que otros tipos de medios de almacenamiento, como la memoria flash NAND, que no requiere un refresco constante como la DRAM (siempre que siga habiendo energía).

Así se puede solucionar

Si tienes un móvil antiguo que no puede ejecutar las últimas aplicaciones, probablemente sea el momento de actualizarlo.

¡Espero que te sirviera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *